Casi

2 de julio de 2010
El deseo me desborda, toma la forma de un tango y se retiene. Contenido.

Suerte que bailo. Sino quien sabe donde estaría, la extraña mañana en que amanecería...

Suerte que la danza me contiene. Suerte... sino el deseo me comería, me dominaría, y ya no sería mi dueña, ni suya. Sería tuya.

Suerte que bailo... y el dos sigue siendo dos.

4 comentarios:

Druida de noche dijo...

precioso...danza y deseo, el deseo en la danza y la danza como deseo.. ¿y el tango? El tango es otra cosa es el deseo mismo...

beso
druida

Flowers dijo...

El arte nos sostiene, es así.

El alter ego de Mabel dijo...

esperá, ¿cuál de todos los dos? me tomo una semana y vuelvo y no entiendo un pepino.

Tu geisha dijo...

Aunque no parezca somos dos.