Nunca se sabe... pero se sabe.

13 de octubre de 2010
Aunque cierre los ojos muy fuerte puedo olerlo, y aunque me tape la nariz o bañe mi vida en perfume, puedo tocarlo. Cuando todos mis sentidos me engañan, puedo intuirlo... entonces lo se.

Y cuando algo se sabe, se sabe. No hay mucho más que hacer con eso. Las tripas no mienten, como diría alguien, el cuore tampoco. La pregunta que se abre es qué hacemos con esta verdad irrefutable. Con esta certeza. De que las cosas no son como queremos que sean, las cosas son como son, y así ha sido siempre. 

Me siento tranquila esta noche. La calma de lo real, conteniendo al mundo de la ilusión que se desvanece. Y si voy a confiar en un imposible, será en un imposible que me estaque el corazón en el medio del patio.

3 comentarios:

Ménage à Trois dijo...

se sabe... es asi y hay que permitirse tambien ciertas cosas

Espérame en Siberia dijo...

Las cosas son como son. Ni más ni menos.
Gran verdad.

Oscuro dijo...

muy bueno
lo que se sabe, se sabe
y no hay nada que hacer...