Milonga III

15 de octubre de 2010
Allí estoy, fiel a mi ritual de los miércoles. El clima hizo que cambie la copa de vino por una cerveza. Compro de litro porque eventualmente comparto un momento con algún conocido.
La noche está calurosa, afuera llueve. Cambio mis Adidas por mi Comme Il Faut, la música me emborracha más que el alcohol, y me dejo llevar... Es el momento previo, donde la dulce incertidumbre tiene el poder. Pierdo el control de la situación a medida que gano el control de mí misma. Éxtasis.

Empieza el juego, la danza. Cada paso me acerca a mí misma, cada movimiento es una manifestación de quién soy, una definición momentánea. Elijo cómo responder a la propuesta y en ese encuentro me encuentro.
De a momentos me río porque me doy cuenta de algunas intenciones, pero me mantengo fiel a mi objetivo: bailar hasta caer extasiada. Enamorarme del momento y vivirlo como eterno.

Cuando llego a casa escucho una voz conocida que me acusa de estar enamorada de la danza más que de nadie. Voces en mi cabeza me dicen que es un amor injusto, que no me da más que un éxtasis que parece eterno, pero que es efímero. Que al fin y al cabo no me queda nada.

Claramente las voces en mi cabeza no saben bailar, pienso.

6 comentarios:

Ménage à Trois dijo...

milonga, vino, cerveza, extasis, todo eso suena como un coctel peligroso
a mi dame un whisky, que me siento en el sillon como un viejo y listo, asi es de jodona mi vida.
abrazo

Oscuro dijo...

Sin duda esas voces no saben bailar. Hablan porque no saben bailar
Muy bueno

Flowers dijo...

:)
Lindo final.

El magnetista dijo...

Las voces danzan otras danzas, con los verbos no lo con los pies..

mi beso

el magnetista

Tu geisha dijo...

Menage: me cuesta creerte.

Oscuro: cuando descubrí que no saben bailar, dejé de escucharlas.

Flowers: gracias por visitarme :)

El magnetista: la danza de los verbos nada tiene que ver con la danza de los cuerpos. El cuerpo no miente.

Ménage à Trois dijo...

es lo que hay