Desde el antes

1 de septiembre de 2010
Una vez más, voy a sentarme a observar los movimientos hasta que alguien me invite a participar de ellos.

La música penetrará por mi piel hasta tocar mi corazón y encenderlo, nuevamente.

Magia.

Agradezco. Respiro este aire nuevo y conocido, rodeada de gente y de nadie, sintiendo cada momento como único e irrepetible, y por eso tan bello.

Allí me encuentro, me desencuentro, y en mi ritmo vuelvo a encontrarme...

11 comentarios:

Hugo dijo...

¿Y si tomás la iniciativa e invitás vos a alguien?

Ceci dijo...

Estoy con Hugo...

¡Hazte Maga!

Ménage à Trois dijo...

muy buen ritmo en el relato

BUENAS NOTICIAS dijo...

Estoy con Hugo, no te sientes a observar, toma la iniciativa e invita tú a quien te apetezca invitar. Y no dejes de bailar...

ALA_STRANGE dijo...

siempre esperas la invitación?

ALA_STRANGE dijo...

siempre esperas la invitación?

Tu geisha dijo...

Es el código, el hombre propone, la mujer dispone. Es parte de la magia.

La mujer sólo en casos puntuales puede proponer. Ayer me intuyeron porque invité una vez, y estuvo muy bien también...

Amor primario dijo...

Yo creo que a veces, tambien es lindo sentarse a esperar. Es más parte de lo mismo...es bailar con otros sentidos.

Fragile dijo...

es bueno poder esperar y observar, sin desesperar. a veces, por miedo, vamos rápido... y nos perdemos el paisaje

Oscuro dijo...

qué bellos esos momentos previos

jordim dijo...

hay que aprovechar la belleza cuando está.