A veces me pasa

14 de mayo de 2010
Que extraño placer, cuando ahogada en tu universo, casi sin poder respirar, me mirás por un instante y me acariciás la cabeza... Seguís viendo la tele, o lo que estés haciendo, sin darte cuenta lo que esa caricia despierta.

Y yo soy tan feliz por el simple hecho de estar acurrucada a tus pies. Placer extraño e inmenso. Dulce, oscuro y luminoso a la vez.

Te quiero tanto...

2 comentarios:

El alter ego de Mabel dijo...

es que, te lo digo, el amor es domesticación. es terrible, pero es.

Oscuro dijo...

A veces también a mí